SATSE Alicante denuncia que comienzan a escasear las FFP2 en el Hospital Marina Baixa y en los centros de salud del Departamento

14 septiembre 2020

El Sindicato de Enfermería, SATSE Alicante, denuncia que en el Departamento de salud Marina Baixa comienza faltar material de protección individual EPIs, concretamente de protección respiratoria. La mayor parte de los trabajadores de los Servicios del Hospital no reciben mascarillas FPP2, Servicios como Urgencias-no Covid (conocidas como “Urgencias limpias”), Quirófano, Rehabilitación y otras unidades hospitalarias que no tienen pacientes diagnosticados como positivos de Covid-19 no reciben este material de protección FFP2.

Para el Sindicato de Enfermería se trata de un problema grave, ya que la propia Ley de Prevención de Riesgos Laborales dice “los trabajadores tienen el derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo. Este deber de protección constituye igualmente un deber de las Administraciones Públicas respecto al personal a su servicio”.

El problema ha llegado a ser tan grave quemuchos trabajadores han asumido, en varias ocasiones, pagar de su bolsillo la compra de mascarillas FPP2 para protegerse durante sus turnos laborales.

Desde SATSE Alicante reclamamos que a todos los pacientes que ingresan en un hospital, sea por la causa que sea, se les realice una PCR, dado que profesionales de enfermería y de otras categorías profesionales han llegado a contagiarse de pacientes que, en un principio, no tenían síntomas pero que, posteriormente, sí que han resultado estar contagiados y dado positivo. De hecho, los profesionales sanitarios siguen un protocolo que establece que se trate a todos los pacientes, por seguridad, como posibles sospechosos de Covid-19 y, dado este protocolo, se les debe de proporcionar el material de protección adecuado para tratar a todos los usuarios.

SATSE Alicante considera que se deben cumplir los protocolos de seguridad, sin embargo,la Administración está teniendo mucho “celo” a la hora de proporcionar los equipos de protección individual “con cuentagotas”, así como recomendar alargar la vida media de las mascarillas FFP2 durante más de un turno, cuando la normativa establece que deben tener un uso máximo de 4 horas ininterrumpidas.