SATSE impulsa una ILP para garantizar por ley un número máximo de pacientes por enfermera

08 octubre 2018
¿Crees que cinco personas pueden cuidar de mil personas? Nosotros tampoco

El Sindicato de Enfermería recabará a lo largo de los próximos meses las 500.000 firmas necesarias para que se debata en el Congreso de los Diputados una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que conlleve un aumento del número de enfermeras.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, iniciará una recogida de firmas para que el Congreso de los Diputados debata una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que busca garantizar por ley un número máximo de pacientes por profesional de Enfermería en nuestro país y ofrecer así una atención sanitaria más segura y de mayor calidad. 

Tras el visto bueno del Congreso a la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular, el Sindicato de Enfermería iniciará una campaña de información y sensibilización social en todo el Estado, bajo el lema “La Sanidad que merecemos”, con el objetivo de aumentar las plantillas enfermeras. Una de sus principales acciones será recabar a lo largo de los próximos meses las 500.000 firmas necesarias para que la ILP se debata en el Parlamento.

En concreto, la organización sindical instalará múltiples mesas y puestos informativos en centros sanitarios de todo el Estado, además de en otros emplazamientos de numerosas localidades, para que profesionales y ciudadanos apoyen con su firma el aumento de las plantillas enfermeras en los diferentes servicios autonómicos de salud.

De manera paralela, la organización sindical mantendrá reuniones con responsables de administraciones públicas, partidos políticos con representación parlamentaria, instituciones y organismos sanitarios nacionales e internacionales, asociaciones de pacientes y otros colectivos de interés al objeto de que se sumen a esta iniciativa. También será trasladada al Ministerio de Sanidad, Congreso de los Diputados, Senado, parlamentos autonómicos, diputaciones provinciales y ayuntamientos.

 

La campaña incluye la difusión de distinto material informativo (carteles, trípticos, octavillas, pegatinas…), vídeos temáticos, testimonios de personalidades públicas relevantes en nuestro país y publicidad (cuñas en radio, espacios en prensa, vallas, marquesinas…), así como el desarrollo de estrategias específicas de comunicación online y offline.

SATSE recuerda que en nuestro país no existe una legislación específica que regule la asignación de número máximo de pacientes por cada profesional. Por ello, en cada CC.AA. se establece el número de enfermeras y enfermeros de sus plantillas en función de criterios diversos en los que cuenta más el interés por el ahorro económico que mejorar la calidad de los cuidados, apunta.

En Australia y algunos estados de EE.UU., como California y Massachusetts, sí lo han hecho, y, por ejemplo, se exige, como norma en hospitalización general, que cada enfermera y enfermero solo tenga asignado un máximo de seis pacientes, señala el Sindicato de Enfermería.

A juicio de SATSE, es preciso fijar unas “líneas rojas” en todo el territorio del Estado español y garantizar por ley un número máximo de pacientes asignados a cada enfermera y enfermero. “Una norma que beneficiará a todos, ciudadanos, profesionales y Sistema Sanitario”, remarca.

 

Ratios

En lo que respecta a las Unidades de Hospitalización, SATSE propone, como regla general, que se asigne un máximo de seis pacientes por cada enfermera, pudiéndose asignar hasta ocho, mientras que en las Unidades de Cuidados Críticos sería un máximo de dos pacientes y cuando se trate exclusivamente de Unidades Coronarias este número podría aumentarse hasta tres pacientes por enfermera.

En las Unidades de Reanimación Postquirúrgicas, la asignación de pacientes por enfermera sería un máximo de tres y en las areas quirúrgicas, la asignación de enfermeras por cada quirófano sería de tres, salvo en aquellos casos en que se establezcan las condiciones de seguridad para reducir este número.

En Atención Primaria, la asignacion de población por cada enfermera o enfermero no deberá superar los 1.500 habitantes y en Atención Sociosanitaria, SATSE entiende que debe ser el Gobierno el que establezca la asignación de personas, en base al criterio de la Comisión Interterritorial de Ratios Enfermeras. Esta Comisión, según propone SATSE, será creada por el Ministerio de Sanidad, para la concreción de las ratios establecidas por la Ley.

El Sindicato de Enfermería entiende que, si se cumple lo establecido en la Ley, los pacientes recibirán una atención más segura y de mayor calidad, y serán tratados con los mismos niveles de cuidados independientemente del lugar en el que residan; los profesionales trabajarán con una menor carga laboral, lo que repercutirá positivamente en su salud y seguridad en el trabajo, y el Sistema Sanitario español, además de mejorar la atención que presta, será más eficiente a nivel económico y social.

A raíz de un reciente estudio sobre la situación actual de los profesionales de Enfermería en nuestro país,  SATSE reclama alcanzar, al menos, la media de la Unión Europea, para lo es que es necesario aumentar las plantillas en 131.000 enfermeras y enfermeros, es decir, un 34 por ciento más.

El mismo estudio concluye también que las actuales cargas de trabajo que sufren los profesionales de Enfermería en España son “desproporcionadas”. En concreto, en España lo habitual es que cualquier enfermero o enfermera tenga, a diario, más de 15 pacientes hospitalizados a su cargo y hasta 5 pacientes si se trata de una Unidad de Cuidados Intensivos. Por su parte, los  servicios de Urgencias de los hospitales se encuentran habitualmente “desbordados”.

En lo que respecta a la Atención Primaria, las enfermeras y enfermeros tienen también un exceso de población asignada que hace imposible prestar una atención con los estándares recomendados de seguridad y calidad  (1.649 personas por enfermera de media). Lo mismo ocurre en las residencias donde una enfermera atiende a más de 100 personas.