SATSE CV denuncia que la Conselleria de Sanidad deja de enviar ambulancias de SAMU a las urgencias de zonas rurales

31 mayo 2019
Summa 112

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social la puesta en marcha del Plan Remot de la Conselleria de Sanidad, a partir de este sábado, 1 de junio, fecha en que las ambulancias de SAMU dejarán de acudir a los avisos de urgencias y emergencias que lleguen al Centro de Información y Coordinación de Urgencias de la Generalitat CICU en las zonas rurales, y en su lugarserán los profesionales sanitarios de los centros de Atención Primaria de la zona los que se desplacen en primer lugar a la zona de la emergencia.

Para ello, la Conselleria pretende quelos profesionales sanitarios abandonen sus consultas en los centros de salud y consultorios auxiliares, dejando a los pacientes programados o a otros enfermos urgentes sin asistencia, y acudan al lugar de la emergencia “por sus propios medios”-coche, moto, bicicleta o andando-con un equipamiento sanitario que pesa unos 20 kilos, puesto que Sanidad no proporciona a las enfermeras y médicos ningún medio de transportecon el que desplazarse.

Según establece el Plan Remot, será en el lugar del incidente donde los profesionales valoren la gravedad de los enfermos o accidentados, dando aviso al CICU de la necesidad de enviar una ambulancia o no, lo que supone prolongar el tiempo de respuesta sanitaria en caso de emergencia vital.

A nadie se le escapa queel envío de una ambulancia de SAMU, debidamente equipada y con personal sanitario formado en urgencias y emergencias, es de vital importancia para la supervivencia de los enfermos. Por ello, SATSE considera que “el Plan no solamente puede poner en peligro gravemente la salud de los habitantes de las zonas del interior de la Comunidad, sino que contraviene la normativa de Urgencias extrahospitalarias del Ministerio de Sanidad y la legislación de Riesgos Laboralesen cuanto al personal de la propia Conselleria”.

Respecto a los trabajadores de la Conselleria, el tener que asumir las urgencias que corresponden al SAMU contraviene la normativa de Riesgos Laborales, y en concreto la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, ya quela Conselleria pretende que para estas urgencias sean realizadas con los vehículos particulares -y asumiendo la gasolina- del personal sin proporcionar medios de transporte oficiales y adecuados a los caminos rurales y las áreas montañosas y teniendo que transportar una mochila de unos 8 kilos, más un kit de inmovilización de pacientes, más un taladro de canalización de vías intraóseas, sin olvidar la bolsa de materialfungible -agujas, medicación sueros, vías periféricas, gasas, etc-y la bombona de oxígeno, que pueden sumar otros 9 kilos, siendo la edad media del personal sanitario de muchas de estas zonas por encima de los 55-60 años, con lo cual se da la circunstancia de que el personal que va a socorrer puede que acabe necesitando siendo socorrido.

Plan Remot paralizado en 2018

En noviembre de 2017, el Sindicato de Enfermería SATSE presentó ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social una denuncia sobre la situación en la que se encontraba el personal sanitario que realiza la asistencia urgente en los centros de salud y Puntos de Atención continuada de Atención Primaria, y en los avisos ordinariosde los centros sanitarios, donde se obligaba a poner los vehículos particulares para dicha asistencia.

Tras ello, la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad social instó a la Conselleria a solucionar el problema, comprometiéndose la misma, en unos plazos, a dotar de vehículos homologados, rotulados y con las medidas de seguridad adecuadas.

Todo ello llevó auna paralización del citado Plan REMOT, ya que obligaba en un principio a utilizar los vehículos particulares para situaciones de emergencia, cuando el transporte sanitario compete a la Conselleria de Sanidad.

Ante nuestra sorpresa, la Conselleria de Sanidad ha vuelto a activar el Plan REMOT en algunos Departamentos de salud a partir del 1 de junio sin previo aviso a los representantes sindicales, sin dotación de vehículoscomo instaba la dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social,y sin la valoración de las condiciones físicas del personal sanitario, ya que no se les ha realizado ningún tipo de reconocimiento ni los correspondientes informes de “aptitud”.